#fromkamloops

Estudiante de Periodismo de intercambio en la Thompson Rivers University en Kamloops (British Columbia, Canada) durante el curso 2012-2013 explicando su experiencia a quien interese.





#fromkamloops by Oriol Salvador on Grooveshark







Licencia de Creative Commons

Recent Tweets @

Llegó el momento de cerrar (que no eliminar) este blog. Conscientemente me di unos días de margen para aterrizar en casa, pasar la parte más aguda del jet lag y ponerlo todo con un poco de perspectiva, pero hoy ya he llegado a ese punto que o lo escribo ya o lo iré aplazando eternamente.

Por ello, mientras escuchó el «God Bless Our Canada» de Wilf Carter y el resto de discos que compré el 20 de abril en Kamloops, escribiré unas palabras que sirvan de balance final y cierre de esta experiencia.

El irse al extranjero, a estudiar o a trabajar, despierta partes de la personalidad que uno desconoce, buenas y malas. En general, a mi me hizo más autosuficiente, más adaptable a los cambios y a situaciones poco familiares, más extrovertido pero también más solitario.

Read More

No parece tanto tiempo, pero ya hace dos meses de mi primera y hasta el momento única experiencia como jugador de hockey sobre hielo amateur. De ello escribí un reportaje para una de las asignaturas de este semestre, Feature Writing, en la que hemos publicado una revista, Paper Trails”, que contiene todos los reportajes realizados en torno a asuntos que afectan de algun modo a la comunidad de la universidad.

Comparto en exclusiva para #fromkamloops (jajaja) mi reportaje. Podéis hacer click en la imagen para verla en un tamaño legible. Por si os lo preguntáis, el Dr. Wes Koczka fue director de la oficina internacional de TRU, impulsor de varias actividades como esta, estuvo presente en los entrenos y el partido final y murió a las pocas semanas, mientras terminaba de pulir el reportaje, por lo que me creí en la obligación de dedicarselo. 

Es curioso como de esta experiencia, me llevo - en cuanto a “lo profesional” - un montón de artículos en prensa escrita, la que nunca me ha terminado de atraer, mientras que lo publicado en Internet es escaso. Creo que es uno de los problemas del programa de Periodismo en TRU, aunque también veo que, por esta zona, el periodismo en prensa escrita todavía da mucho más trabajo que el periodismo por Internet, así que, en parte, comprendo que sea así.

… Y se acabó. Es probable que esta sea mi última actualización desde Kamloops. Me quedan dos días para empaquetar ocho meses en una maleta que pese menos de 20 kg. y para ir alternando fiestas de despedida varias. Dejo pendiente un segundo y último balance que seguramente escribiré durante el viaje de vuelta a casa.

Purita envidia de lo que, tiendas y sellos de música independiente, han organizado en Barcelona y Madrid por el El Día de las Tiendas de Discos, celebrado hoy. Yo quise celebrarlo aquí, en Kamloops pero, hasta donde yo sabía, aquí no hay tiendas de discos, por no vender, no los venden ni en los centros comericales. Tampoco en las gasolineras encuentras el último trabajo de los Camela canadienses.

No obstante, me hablaron de una tienda en el centro y esta mañana cogí el autobús a la busca y captura de algún disco, de una oferta especial… Por lo de confirmar mis fuentes, esa tienda aparece en la web oficial del Record Store Day (324 Victoria St.). Sorpresa la mía cuando resulta que la tienda ¡LLEVA TRES AÑOS CERRADA! y en su lugar actualmente se encuentra la sede del partido conservador, que se presenta a las elecciones provinciales el mes que viene.

En busca de una alternativa me he acerdado a una tienda para collecionistas, Funny Pages Collectibles (373 Victoria St.), y he encontrado un ofertón que ni en los Encants: LP’s de segunda mano a $1 cada uno. Había unas siete cajas llenas de discos. Por no acabar comprando la tienda entera - no tengo ni el dinero ni el espacio en la maleta - me he marcado el presupuesto de cinco dólares y los elegidos han sido:

- Wilf Carter - «God Bless Our Canada» [1964, RCA Camden] No tengo el gusto de conocer al señor Carter, aunque le he googleado posteriormente. Este disco lo he escogido por tener una dosis de country (lo que predominaba en la colección disponible), además de canadiense y con una portada que mola, no me diréis que no, eh?

ABBA - «Waterloo» [1974, Atlantic Recording Corp.] Soy de esos a los que les gustan las canciones del cuarteto sueco, soy de esos. De la portada me la llamado la atención que llevan la misma ropa que en la actuación de Eurovision que les hizo famosos y el detalle de una especie de Napoleón de espaldas a la imagen. Del contenido, solo conocía previamente “Waterloo” y “Honey Honey” pero lo estoy escuchando en Grooveshark y ha sido una buena compra.

Joan Baez - «The First 10 Years» [1970, Vanguard Recording Society Inc.] No me las daré de lo que no hay. De entrada, conozco poco el trabajo de Baez pero hace tiempo vi un documental sobre ella, su trayectoria en general y su relación con Bob Dylan en particular. Me pareció interesante y tal vez este repaso de sus primeras canciones es una buena iniciación. Además, es un doble LP (2x1) y en la parte central tiene una espectacular imagen panorámica del público en Woodstock.

Music from the Television Series «Miami Vice» starring Don Johnson and Philip Michael Thomas. Featuring: Glenn Frey, Chaka Khan, Phil Collins, Gramdmaster Melle Mel, Jan Hammer & Tina Turner [1985, MCA Records Inc.] Habré visto algún capítulo de “Miami Vice”, es de esas series “que le gusta a mi padre”. A mi siempre me ha parecido algo viejuna y casposilla, pero la banda sonora - con Collins o Turner - tiene buena pinta, así que pa’ la saca.

Walt Disney presents «IT’S A SMALL WORLD» 18 Favorite Folk Songs [1965, Walt Disney Productions] Cualquiera que haya ido a un parque de atracciones de la factoria Disney recordará esta atracción. No es, ni por asomo, la más emocionante pero si la más entrañable. Andaba ya por las últimas cajas y cuando lo he encontrado me ha traído muchos recuerdos. Vete a saber lo que lleva dentro, pero ha sido una buena compra. Como curiosidad: según la contraportada, las distintas nacionalidades presentes en el disco incluyen, por ejemplo, la galesa, pero en lugar de la española, se refieren a la mexicana.

 

Pensaréis, no sin razón, que mis razones son muy superficiales y que en las valoraciones apenas digo nada del contenido del disco. Eso es porque no los he escuchado, no. Los más inteligentes ya habréis supuesto que no tengo tocadiscos aquí - para que me lo voy a traer solo por ocho meses - pero en mi habitación de Barcelona me espera uno nuevecito, que me regalaron en las Navidades de hace dos años y estos cinco LP’s se suman a una colección formada, en el 90%, por disco heredados de la colección de mis progenitores.

Cosas que puede hacer uno en Kamloops cuando HA TERMINADO LOS EXÁMENES: ponerse al día con las fotos e ir de excursión para hacer más fotos. Suena a círculo vicioso pero es que no creáis que hay demasiadas opciones… Un amigo me proponía a ir a un club de streptease de la zona chunga de la ciudad, pero creo que lo descarto, de momento.

Ocho meses después sigo con la misma impresión del primer día: Kamloops es un polígono industrial metido en medio de una zona de montaña semidesértica que, de rebote, tiene un campus universitario de aire internacional que funciona casi como una población aparte. 

Pero lo cierto es que fotogénico Kamloops es, sino mirad las fotos. Por el principio: las dos primeras, en blanco y negro, las tenía pendientes desde principios de mes y pertenecen a una breve y accidentada excursión al parque natural de Clearwater de la que, por suerte, nadie salió herido y de la que aprendí: no confíes en un conductor que ha dormido una hora y se mantiene despierto a base de latas de bebida enérgetica mientras conduce como sie estuviera en un videojuego, es tentar a la suerte.


El resto de fotos son de la excursión de hoy: justo detrás del campus hay una pequeña colina desde la que siempre había pensado que las vistas deben valer la pena. Hubo un intento de excursión al terminar los exámenes en Diciembre, un intento fallido debido a una nevada. Hoy, con un clima más agradable un calor que te mueres, he podido ir sin problemas, echar una panorámica collage de 360º, fotografiar unas florecillas y constatar que esta ciudad está muy desaprovechada para lo que podría dar de si en cuanto a actividades al aire libre.

Espero que os gusten las fotos. Todo apunta a que está no será la última excursión en estas últimas 190 horas que me quedan en Kamloops. Habrá más fotos pronto.

Para acabar, no la añado a la lista de la banda sonora porque no está ni en Spotify ni en Grooveshark, pero el otro día actualizé el iPod con material del netlabel pop escandinavo Eardrumspop - todo en descarga gratuita - y, al igual que el año pasado terminé los exámanes con el Little Talks de Of Monsters And Men, la canción que aleatoriamente sonó ayer después de mi último examen es está versión de "Please Please Please Let Me Get What I Want" de The Smiths, que firma un tal Antony Harding. Escuchadla.

Encarando la recta final… pero habrá que mantener esto, por lo menos, a actualización semanal, también en época de exámenes ¿no? A estas alturas, ha empezado oficialmente la temporada de despedidas: estudiantes de intercambio que, como yo, se van para no volver, graduados que abandonan la vida universitaria o la siguen en otra ciudad, y los que si seguirán por Kamloops el curso que viene.

Sobre ese ‘dramático’ momento de las despedidas ya dejé clara mi filosofía en uno de los primeros post: “Las despedidas están sobrevaloradas”.

He conocido mucha gente, de todo el mundo, con la que quiero seguir en contacto - otra tanta gente con la que “si te he visto, no me acuerdo,” las cosas claras… - pero prefiero quedarme con lo vivido, sin dramas, y el tiempo ya dirá si nos volvemos a encontrar.

Cosas que me apetece compartir:

El viernes se celebró el “Carnaval” en el campus, que poco tiene que ver con lo que entendemos por Carnaval: en este caso era el motivo bajo el que tener un poco de entretenimiento y diversión para celebrar el fin del semestre antes de los exámenes. Estuve como voluntario, cámara en mano, y los organizadores ya han colgado algunas de las fotos en Facebook.

Por otro lado, me ha dado por compartir en mi blog personal dos de mis trabajos de este semestre, por si os apetece leerlos: “VICE. The Hipster Empire" es un análisis de el imperio mediático que ha construido la revista   para modernos pretenciosos por excelencia, y también le dediqué unas palabras al fenómeno que supuso el "Tu, tu, tothom" por culpa del APM? 

Finalmente, por si no lo habéis visitado más, en el post sobre el Rang de Basanti he compartido un par de vídeos más. En uno de ellos, me entrevistan.

… Eso es todo: exámenes finales el lunes y el miércoles más un trabajo a entregar el viernes y ya habré terminado. Hasta el momento en que me vuelva a dar por actualizar el blog, sean felices.

Rang De Basanti (Festival of Colors) es una de las mejores y más divertidas experiencias desde que estoy en Canadá. También, una de las menos ‘canadiense’.

Ya os habré contado en anteriores ocasiones que lo mejor de esta experiencia es que en un pequeño pueblo del Canadá profundo, uno tiene la oportunidad de experimentar otras culturas de todo el mundo, por el elevado número de estudiantes internacionales en TRU.

El grupo de estudiantes de la India está entro los más numerosos y también entre los más activos. Hoy han organizado el Rang De Basanti o Festival of Colors.

Bajo ese nombre se juntan los tres festivales de primavera que tienen lugar en distintas regiones de India: Holi, Vaisakhi and Ram NavamiEn Kamloops hemos tenido música, colores para todos - los colores están fabricados de forma orgánica, no contaminan y se van con una ducha - y algo de comida para quien quisiera provar un poco de cocina india.

Además, el grupo de bhangra ha vuelto a actuar después de estar en los International Days

Los organizadores ya han colgado un primer vídeo en su página de Facebook. En plan ¿Dónde está Wally? os avanzo que casi apenas salgo en el vídeo pero si se me ve, al final, de fondo…

El departamente de marketing de TRU ha creado una lista de reproducción recopilando algunos otros vídeos como un reportaje, de unas compañeras de clase, en el que me entrevistan.

¿Os acordáis de como empezó mi intento de videoblog? En Octubre fuí por primera vez al rancho de un amigo, a las afueras de Kamloops. Hacía frío, la niebla no dejaba ver más allá de unos metros y al dar un paseo en su pequeño tractor, nos topamos con sus caballos, campeando tan anchos en su propiedad. Seis meses y seis vídeos después, aquí tenéis otro ‘videoblog’.

La primavera ya ha llegado y la nieve que cubría hasta la rodilla ya casi se ha derretido. Os dejo un pequeño vídeo de este safari canadiense y también unas cuántas fotos más en Flickr:

10 fotos que resumen un fin de semana en Victoria, la capital de British Columbia… Puedo decir que las vacaciones de Semana Santa (Easter) se me adelantaron, aunque aquí solo es festivo el viernes y el lunes, de ‘semana’ nada.

Como creo que ya he compartido por aquí mi idea para este fin de semana largo era visitar la ciudad Victoria, que queda frente a Vancouver, en Vancouver Islands. Dicha ciudad e islas aparecen en numerosas películas y uno de los reclamos de la visita era ver el castillo que sirve como localización en las primeras películas de la saga X-MEN, pero ya llegaremos a eso…

Como decía, mi idea era irme allí este próximo puente pero no encontré con quien ir y, en su lugar, me junté con dos compañeros de  The Omega para asistir a la WRCUP 2013, que ni es un campeonato ni tiene nada que ver con un partido político catalán. Las siglas responden a Western Regional Canadian University Press Conference y en ella se juntan representantes de distintos periódicos universitarios a este lado del territorio canadiense.

Salimos de Kamloops con un tiempo más bien otoñal, pasamos por territorio invernal en las montañas y llegamos a la primavera de Vancouver, todo en cuestión de cinco horas. La primera sorpresa grata del viaje fue que el viaje en ferry hasta Vancouver Island pasó por otras islas dónde apenas vive gente y, como el día acompañaba, eché varias fotos durante el trayecto.

Al llegar a la gran isla y tras pasar por Sydney, fuímos al muelle donde hay una pequeña urbanización de casas flotantes, cada una más peculiar que la anterior, y una pescadería se ha montado el gran negocio cuando empezó a alimentar a una foca ciega que llegó desorientada al muelle. La foca se trajó unas amigas - había tres más ese día - y la pescadería atrae visitantes que compran pescado fresco para alimentar a esos mamíferos marítimos.

Tras pasar por la habitación del hotel, con sus rejas cuál centro penitenciario, pasamos por el que dicen es el Chinatown más antiguo - seguramente también el más pequeño - de Canada. Fan Tan Alley, un callejón que te venden como uno de los más estrechos del mundo, pero no sé yo… 

El día siguió en su fase etílica, de pub en pub por el centro de la ciudad. De esa fase yo no fuí un gran partícipe por (a) mi presupuesto - emborracharse en Canadá es muy caro - y (b) mi tolerancia al alcohol que, por si no lo sabéis, es… escasa. No obstante, si queréis que os recomiende locales de la ciudad: Canoe y Bard & Banker

Al día siguiente, desayunamos en el hotel y fuimos para la Univeristy of Victoria, que queda a las afueras. Ahí celebron la conferencia en si y fue interesante, con conferencias de un presentador que lleva más de 30 años a cargo de un programa sobre ciencia u otra en una periodista nos dió su visión sobre la importancia de CBC (la televisión y rádio pública canadiense).

De vuelta al centro de Victoria, dimos un paseo por el muelle, eché fotos al Parlamento y me enseñaron una placa que queda cerca del edificio y homenajea a un grupo de voluntarios canadienses que lucharon, con las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil. Si, la española ¿vosotros sabíais de esta pequeña contribución canadiense a nuestra historia? Pues yo no.

La conferencia terminó con una fiesta en uno de esos locales que echo tanto de menos en la vida nocturna de un lugar como Kamloops: Victoria Event Centre, un local donde igual montan una fiesta, una exposición, una obra de teatro o un espectáculo de vodevil.

Ya en domingo, después de salir del hotel y antes de coger el ferry de vuelta, como avanzaba al principio, pasamos por Hatley Castle un castillo con mucha historia, que forma parte de la Royal Roads University que antaño fue Residencia Real y más recientemente, lo que a mi me interesaba, ha sido la localización para la escuela de mutantes Charles Xavier en la saga X-MEN y la mansión de Luthor en la serie Smallville.

No obstante, el lugar ha cambiado bastante recientemente y cuesta verlo como en las películas. Lo más reconocible es la entrada principal, la que no da al jardín, y el interior, que puedes ver solo por las ventanas porque el edifio pertenece a la universidad y no está abierto al público.

Pasados estos minutos de frikismo, nos pusimos en modo ‘operación retorno’, de vuelta a Kamloops, aunque de buena gana me quedaba en la isla. Lo que pude ver de Victoria me gustó: es una ciudad tranquila, muy british - autobuses de dos pisos - y con una oferta cultural interesante con mucho hipster, era como estar en casa.

Pero ya estoy de vuelta en Kamloops, con un volumen de trabajo considerable pero con ganas de rematar el semestre, al que le quedan menos de tres semanas.

Si, queda topíco lo de ¡Joder, como pasa el tiempo! pero es que… joder…

Menos de un mes para terminar las clases y poco más de 30 días para volver a Barcelona. Comparto los últimos artículos para The Omega y, con ello, os voy contando estos últimos días…

El primer miércoles, después de unos días de estrés y con los trabajos más importantes del semestre ya entregados, vi que seguían necesitando alguien para cubrir un concierto esa misma noche en Heroes (el pub del campus). El cabeza de cartel era JP Maurice, al que ya había escuchado y fichado en la banda sonora por sus vídeos con Green Couch Sessions. Poco conciertos interesantes hay por aquí, así que había que aprovechar… Hice unas cuantas fotos, en Flickr hay más, y en la web publicaron tres y en la versión impresa, algo breve, para rellenar, porque el gran evento cultural de esta semana era el el Kamloops Film Festival.

Empezó el jueves de la semana pasada y termina hoy. Yo solo he visto cuatro de las películas:

1. El sábado a última hora me pidieron cubrir la temprana proyección de la película de animación Ernest et Celestine para el periódico. Una película infantil pero que para el público adulto también resultaba interesante y ofrecía distintas lecturas.

2. Por la tarde del sábado hacía de voluntario en la entrada para la proyección de Holy Motors, una película aburrida que no había por donde cogerla. Leed, si queréis, la crítica de mi compañero, no podría estar más de acuerdo con estas tres líneas:

French cinema is often portrayed as over-the-top and pretentious. 

Holy Motors doesn’t do anything to dissuade that opinion.

In fact, it seems to have been built with that type of attitude.

3. Para mi, el reclamo para ver De rouille et d’os (Rust & Bone) era la orca de la foto promocional. Me encontré con una história diferente, bien contada y bien interpretada. Creo que, después de la primera, esta es la que más os recomiendo. Bon Iver en la banda sonora, suma.

4. En The Perks of Being a Wallflower tenía curiosidad por ver a Emma-Watson-post-Hermione-Granger. Por lo demas, esperaba encontrarme una história llena de clichés y losers redimidos. Eso es lo que me encontré. Por ello, aunque la banda sonora es buenísima y la historia esté bien contada, no es una película que recomedaría…

Hablando de bandas sonoras ¿váis siguiendo la mía? Recordad que os podéis subscribir a Spotify o Grooveshark y que últimamente he añadido unos cuantos temazos. El vídeo del último, “It’s Time” de Imagine Dragons, os lo recomiendo especialmente.

Lo demás todo bien y dentro de la rutina habitual. Debo decir que este está siendo de los mejores momentos de la experiencia. No es que me esté gustando Kamloops, ni me planteé quedarme, pero si podemos decir que me estoy habituando a sus defectos. También tengo muchas ganas de viajar un poco próximamente. Ya os contaré… Pero tardaré en volver a actualizar, seguro que no me echáis de menos… ;)

Si quedaba alguna duda (para mi ninguna) el snowboard es mi deporte favorito, por no decir el único que me despierta cierto interés. En un análisis muy parcial y subjetivo, otros deportes como el fútbol o el hockey me parecen sumamente aburridos y monótonos, me aburren. En el snowboard, cada día es diferente según las condiciones y cada bajada es diferente según por dónde y como bajés. No es necesario pegar saltitos o encerrarse en el snowpark, algo que a mi no me ha llamado nunca la atención, simplemente bajar sin prisas, disfrutar del paisaje y del momento es mejor meditación que cuarenta clases de yoga.

Toda esta “oda al snowboard” sirve para introducir que ayer fuí a Sun Peaks, por cuarta vez y por primera vez para montarme en una tabla. Seguramente también por última porque, calidad/precio, me quedo con Harper Mountain. Lo de ayer fue excepcional porque al ir con un grupo (tres autobuses llenos) de la universidad, por 70 dólares tuve transporte, alquiler, forfait e incluso un menú en la cafeteria. Por libre, solo el alquiler y el forfait pueden ascender fácilmente a 120 dólares. Algo que no he mencionado en la oda anterior es que este deporte es muy caro.

El primer punto positivo de ayer fue el material alquilado: buena tabla y fijaciones, un casco más o menos a mi medida y unas botas de las que me enamoré, en lugar de cordones, las atas con una tuerca que es mucho más fácil y cómodo. El punto negativo vino, como dijé en la estación en si que para, lo que me habían dicho, no es para tanto: los telesillas son lentos y largos, en las pistas hay demasiadas rectas y pocas bajadas; además, eso ya no es cosa suya, el día estuvó bastante nublado y, al no nevar desde hace días, la nieve ya es primavera, pastosilla.

El punto positivo lo recuperaron cuando, a eso de las tres de la tarde, poco antes de cerrar, empezó un concierto de un grupo de Vancouver que combinan rock, ska y reggae. Se llaman Redeye Empire y ya los he añadido a la banda sonora.

Os dejó más fotos en Flickr

Os lo tengo dicho… o me paso días e incluso semanas con este blog abandonado por falta de contenido o me sobra el contenido y tengo que hacer, como hoy, un post doble (triple)…

Empiezo por donde acabé: el partido amistoso de hockey entre estudiantes internacionales. El mejor día fue el de el pasado viernes, dos horas de entreno y un partido de 40 minutos que nos dejó agotados. El “gran día” de ayer estuvo bien pero el partido no llegó a los seis minutos y se nos hizo corto, aunque ganamos. Que después nos invitarán a ver el partido desde las tribunas, con comida y bebida gratis, lo compensó y ayudó a reponer fuerzas. No hubo tiempo para tomar fotos o vídeo del breve partido y, en todo caso, me reservo el resto de impresiones sobre el partido para un artículo que debo escribir para el martes, en el que plasmaré las impresiones de toda la experiencia. Ese artículo, para la asignatura de Feature Writing, quedará incluido en una revista que publicaremos conjuntamente y también lo compartiré aquí.

Y es que, hoy lo hablaba con unas amigas de Mexico en la pizza party en agradecimiento a los voluntarios de los International Days, yo llegué aquí sin ningún interés en trabajar en prensa escrita pero una de las criticas que puedo encontrar a esta universidad es que el programa de Periodismo está demasiado enfocado a prensa escrita (poco Internet y audiovisual), lo cual, en realidad, a mi ya me va bien porque me permite practicar el inglés escrito.

Hasta ahora, tenía los distintos artículos que he ido publicando en The Omega, pronto añadiré a la colección el artículo sobre mi experiencia con el hockey y hoy ya sumo una publicación más: el próximo jueves empieza el Kamloops Film Festival, que ya va por su decimoséptima edición, y me encargaron contar su origen y trayectoria. Ese artículo forma parte de la guía del festival y se repartirá durante el festival y como suplemento en Kamloops Daily News, uno de los dos periódicos de mayor tirada en la ciudad. Es el primer artículo que comparto.

El segundo artículo es mi última contribución a The Omega, el periódico del campus: para ellos, hasta ahora, he cubierto conciertos, sesiones de cine, fiestas… pero dentro de la sección de arte y entretenimiento me faltaba algo, teatro: el pasado miércoles vi el ensayo general de Curse of The Starving Class la última producción del grupo de teatro de la universidad, formado en su mayoría por estudiantes de Arte Dramático, y me sorprendieron positivamente.

Además del artículo, saqué buenas fotos, os las dejó en Flickr

Al pasar los meses (seís de ocho) todo esto ha llegado a volverse demasiado rutinario. El paisaje ya no me llama la atención, la comida me sabe a lo mismo de cada día y aquello que era nuevo, desde las nuevas experiencias cotidianas (hacer la compra, la colada semanal…) hasta el ir y seguir una clase en inglés, deja de serlo y se vuelve aburrido e insustancial.

Ante este hecho, las actividades del International Students Activity Program (ISAP) sirven, cuanto menos, para salir de ese ritual de lo habitual y acumular, con precios accesibles, experiencias nuevas que no podrás hacer en otro momento, que al final es lo que te llevas…

La última: practicar hockey sobre hielo. Empezamos el martes pasado con un entreno, el próximo martes otro, el viernes más y el miércoles de la semana siguiente jugamos un partido amistoso de cinco minutos en la media parte del partido de los Blazers contra los Vancouver Giants.

Los que me conocéis sabéis que el deporte no es lo mío, este tampoco, pero el hecho de probar algo tan arraigado entre los canadienses es lo que más me gusta de la experiencia. Además, que los entrenos y el partido sean en un estadio con capacidad para 5.000 personas tiene su qué. 

Hasta aquí lo más destacable la semana que viene, en que no habrá clases. Reading Week lo llaman, aunque un 80% de la gente lo que hace es irse a Vancouver u otros destinos. Yo he decidido quedarme, ahorrar y dejar los viajes, de momento, para cuando haya terminado los exámenes, cuándo “foti el Kamp(loops)” antes de volver a Barcelonna.

También tengo pendientes trabajos por redactar, entrevistas por hacer, exámenes por estudiar y algún otro proyecto del que ya hablaré, si sale, cuando salga. 

Hasta entonces, he actualizado la banda sonora con Slow Club y Maika Makovski.

Si te has estado preguntando que era eso de los #TRUiDays por los tweets y fotos que he ido publicando en Instagram esta semana, este post lo he pensado para ti: TRU International Days es un festival en el que se celebran las diferentes culturas que conviven en la universidad. Entre otras actividades, hay conferencias, talleres, conciertos…

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

- Un grupo de la India bailando bhangra en el acto final de anoche (viernes) que consistía en una muestra de la música, danza y/o gastronomía de distintas culturas que hay en la universidad. Después, fin de fiesta en Heroes con los habituales MaRE y Erik Boog (archivo)  

- El jueves Shred Kelly volvieron al pub Heroes en una fiesta temática canadiense organizada por el programa de intercambio de TRU. Hablé con la chica (teclados) de su próximo videoclip o del documental que grabaron en verano y me hizó ilusión que me agradeciera la crónica.

- Una de las conferencias más aburridas de la semana (podéis comprobarlo) la protagonizó el Dr. Stuart Weinstein el miércoles. Acabé allí porque no tenía nada mejor que hacer y me gusta el aula dónde se celebraba, que es donde, hace meses, vino Aleida Guevara, la hija del Ché. Una conferencia interesante y motivadora de las jornadas fue la del aventurero Colin Angus

- El miércoles por la mañana se celebró Global Village, una muestra de las oportunidades internacionales para los estudiantes de TRU. Hubo degustación de tés, algunas presentaciones y, como divertimento, un fotomatón que se adelantó al Carnaval (que aquí no se celebra).

- De nuevo la comunidad de estudiantes de la India (una de las más numerosas) me propuso ir a este concierto de música tradicional, bajo el título Tein Taal.

- Durante toda la semana hubo una exposición que, bajo el título de Games People Play, ofrecía la oportunidad de descubrir e incluso probar distintos juegos populares de todo el mundo. 

 

Tras las dificultades para encontrar trabajo de las que ya hablé en el balance de Navidad he reducido mucho mis expectativas de encontrarlo - si no lo encontré diciendo que me estaba aquí ocho meses, no lo encontraré ahora que me quedan tres - y el plan es involucrarme en actividades así para, por lo menos, llevarme algo parecido a una experiencia profesional de mi experiencia general. Por ello participé en la Orientation Week, he participado en los International Days y puedo avanzar que también estaré metido en el tinglado del Kamloops Film Festival.

En los International Days estuvé un par de veces como guía en la exposición Games People Play y anoche para la muestra final (showcase) era el responsable de Tracking Performances que era controlar que todas las personas que actuaron a lo largo de cinco horas estuvieran presentes en el recinto y preparadas tras el escenario cuando les llegaba su turno. Las actuaciones muy variopintas: música lírica, música popular, danzas regionales, baile latino, música celta, percusión japonesa, exhibiciones de lucha y más, hasta tuvimos presente al doble de PSY (Gangnam Style).

Pese al trabajo y estrés que pudo suponer patearme el recinto en busca de las personas que debían actuar, a menudo con la única referéncia de un nombre y una nacionalidad, la verdad es que disfruté mucho la experiéncia y constaté, una vez más, que disfrutó más estando en la organización de eventos que cubriéndolos como periodista ¿Qué hago estudiando periodismo, entonces? Ui, eso merece un post aparte… Otro día…

Antes de terminar, todavía no había compartido aquí que le he pillado el gusto a esto de estudiar en el extranjero y que, si supero la odisea burocrática que ello supone (vean los inicios del blog), el curso que viene me voy a Gante (Bélgica) de Erasmus ¿Que si habrá blog de la experiéncia? ¿Acaso lo dudas?

Sigo preguntándome a santo de qué me da por hacer estos vídeos de calidad dudosa resultado de los medios escasos de que dispongo - la cámara del Samsung Galaxy Ace - que, además, al editar paso de 4:3 a 16:9, por lo que el encuadre se va a tomar por saco. En realidad lo hago por vosotros, para que os ríais de mi ¿La gente se ríe de los vídeos de caídas, no? Pues miradlo hasta el final, que solo dura un minuto y diez segundos (publicidad engañosa).

Esta mañana he ido de nuevo a Sun Peaks con el programa de actividades que organiza la universidad (ISAP). La jornada consistia en dos horas patinando sobre hielo y dos horas más paseando por la estación con raquetas de nieve.

Valoración positiva: Pocas caídas, un frío soportable, un bonito paisaje aunque algo nublado y una actividad barata (15$ todo incluido). El precio baja muchísimo al ir en grupo. La misma actividad te puede salir por más de 40 dólares si vas por libre. La pela es la pela.

Os dejo unas cuantas fotos que también he hecho:

Aunque este semestre voy a tener sobredosis de blogs - debo crear blogs en dos asignaturas, CC-licensed y el otro está solo disponible en la intranet - no me había olvidado de #fromkamloops, solo que dentro de la rutina de las clases tampoco hay mucho más por comentar y esperaba a tener algo que compartir.

Como vino siendo habitual el pasado semestre, comparto una copia digital de mi más reciente contribución a The Omega, el periódico del campus que aquí podéis leer al completo. En este caso es una crónica y entrevistas que escribí la semana pasada, tras el concierto en el campus de un grupo con raíces latinas y base en Vancouver, Locarno. No es el tipo de música que me encontraréis escuchando habitualmente pero tuvieron un buen directo y por lo exótico del género para un público canadiense, la velada estuvo bastante bien.

En Flickr os dejo otras fotos del concierto:




Ya que estamos, lo que viene: esta tarde voy a ver por tercera vez un partido de hockey sobre hielo del equipo local, el sábado vuelvo a Sun Peaks para practicar esquí de fondo y patinaje sobre hielo y ahora mismo estoy conectado a La Gala del Primavera Sound 2013. Hasta otra.